Tours con estudiantes de Georgia

Publié le par JULIEN M

 

¿Qué pasa en el Caribe?

Esta semana, acogemos en nuestra magnífica región de Talamanca un grupo de 10 estudiantes y su profesora de la Universidad de Georgia, USA. Estos estudiantes en comunicación están de viaje escolar durante un mes en Costa Rica y escogieron a ATEC para descubrir las distintas culturas presentes en la región, sus diferencias, sus modos de comunicar, su manera de vivir en paz y sencillamente.

Para comenzar esta aventura, nos fuimos el jueves a "Casa Calateas", un albergue en medio del bosque y tenido por una asociación de campesinos del pueblo vecino de Carbón 2. Nos encontramos con Don Luis Zúniga, un campesino también guía del lugar, que administra esta estructura, y Doña Dora nuestra fabulosa cocinera. Apenas llegados, nos fuimos alrededor del albergue a una pequeña caminata para ver diferentes especies de plantas (heliconias y calateas) y de animales (monos aulladores, perezosos, ranas entre otros). Luego, nos fijamos en la plataforma de observación de aves de donde disfrutamos de una vista increíble sobre el bosque de Talamanca.

Volvimos al albergue para preparar un plato típico de la región: «Rondon", un guisado a base de peces y  varias verduras, muy rico! Después de esta buena comida, Luis nos contó su historia, la de la asociación de campesinos y de "Casa Calateas" así como la historia de los campesinos en la región de Talamanca. Para acabar este día, un grupo de música Calypso vino para tocar unas piezas. Esta música nació de la esclavitud y queda muy presente en la cultura Afro-Caribeña. El rey del Calypso " Walter Ferguson" es nativo de Cahuita, como el grupo “los 3 Mosqueteros” que escuchamos.

¡El día siguiente por la mañana a las 5h 30, desperté con otro concierto, el de los monos aulladores! El bosque es un lugar mágico a esta hora, el aire es todavía fresco de la noche y, poco a poco, un tipo de agitación se resiente en esta vegetación abundante que parece despertarse también.

Desayunamos un buen “Gallo pinto” y nos fuimos a una caminata a través del pueblo de Carbón #2 y de las fincas cercanas. Luis nos explicó la vida en una finca de Talamanca, las diferentes culturas (plátanos, cacao y turismo ahora!), nos enseñó un "biodigestor" que permite transformar los excrementos de los cerdos en gas para el uso doméstico. Luego, tuvimos la posibilidad de encontrar a tres familias, directamente en su casa para hacernos compartir su experiencia (la mayoría de los campesinos locales es de origen nicaragüense), discutir sobre sus relaciones con las otras culturas locales.

 Desayunamos luego al albergue antes de irnos hacia Puerto Viejo al hotel " Costa de Papito " situado justo en frente de playa Cocles, por fin los estudiantes pudieron sacar provecho de la playa. Cita para el día siguiente por la mañana para ir al encuentro de la comunidad indígena Bríbrí.

El sábado por la mañana, me junté con Enrique, un guía turístico que también trabaja para ATEC, frente a la agencia y salimos para llevar el grupo del hotel hacía el pueblo de Watsï en el territorio indígena Bríbrí. Asistimos a una reunión de la comunidad para la lucha contra el proyecto de una mina a cielo abierto en el bosque de Talamanca. Un joven contó la historia de la comunidad y las numerosas luchas que llevó en el pasado. El Cacique, el jefe de clan, encareció y llamó al combate frente a esta nueva amenaza con una convicción inconmensurable. El lenguaje Bríbrí fue muy utilizado y el orgullo de pertenecer a esta comunidad que emanó de toda esta gente fue verdaderamente impresionante.

Desgraciadamente, no pudimos quedarnos bien más tiempo, justo el tiempo para Enrique de hacer una donación por parte de ATEC para sostener esta resistencia.

Nos fuimos bajo el sol con destino a la cascada de Volio. "Juan Carlos", un joven guía del pueblo nos guió en esta caminata a través del bosque y a lo largo del río. El baño en la cascada después de este paseo magnífico es como la cereza sobre el pastel. ¡Debo reconocerlo, adoro mi trabajo!

De regreso al pueblo, fuimos a visitar Don Katato y su esposa en su casa para ver la fabricación del chocolate, desde el árbol de cacao hasta nuestra boca. Una vez el apetito bien abierto saboreamos una comida típica a base de verduras y raíces, servida directamente en una hoja de banano.

Mi misión de acompañante se paró aquí, pero los estudiantes no acabaron de descubrir nuestra región y sus habitantes. El resto de la semana, fueron al encuentro de las culturas Afro-Caribeña e internacional en Manzanillo y Puerto Viejo donde voluntariamente participaron en un proyecto para la renovación de la escuela. ¡Tantos bellos proyectos con ATEC!!

 

Julien MEREAU

(Practicante de ATEC)

 

Algunos enlaces:

 

 

 

Publié dans stage ATEC

Commenter cet article